Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Corona o carilla dental: ¿cuál es mejor?

shutterstock_1769679317(FILEminimizer)

Todo el mundo quiere unos dientes bonitos: son simplemente un símbolo de belleza, vitalidad y juventud. Pero ¿Cuál es la mejor manera de lograr este objetivo? La forma clásica de reparar un diente roto es una corona. Pero las carillas también se están volviendo cada vez más populares. Entonces, ¿Qué es mejor, las coronas o las carillas?

Explicaremos, bajo la batuta de los profesionales de Tot Dental, las diferencias en términos de uso, durabilidad, costo, etc. De modo que al final de este artículo tendrás una descripción general de qué tipo de tratamiento podría ser mejor para tu situación.

¿Qué son las coronas dentales?

Todo el mundo conoce las coronas para los dientes. La colocación de una corona es probablemente uno de los tratamientos protésicos que más frecuentemente realiza el dentista.

Una corona dental siempre se utiliza cuando un diente está tan dañado (por ejemplo, por caries o por un accidente) que ya no es suficiente con empastar el diente. Un empaste está anclado en el diente, mientras que una corona reemplaza partes más grandes del diente.

Para ello, la parte faltante o destruida del diente se recrea artificialmente y se une a la parte restante del diente roto. Esto restaura la forma original del diente natural. Como resultado, una corona permite hablar y masticar con normalidad y restaura la apariencia estética de los dientes.

Puedes conocer más sobre los tratamientos dentales en general aquí .

¿Qué son las carillas dentales?

Aunque las carillas dentales son muy populares hoy en día, no son tan comunes como las coronas. Están fabricadas de cerámica o de una mezcla plástico-cerámica (composite). Durante el tratamiento, estos cuencos se adhieren a los dientes reales y se fijan permanentemente al frente con un adhesivo especial. Las carillas simplemente cubren la decoloración, desalineaciones menores o espacios y esquinas rotas de los dientes.

Las carillas mejoran visualmente su sonrisa: unos dientes uniformes y con un color atractivo ya no son una quimera.

Comparación: ¿corona o carillas?

Para decidir si una corona o unas carillas es la mejor solución para tu caso, a continuación comparamos ambos tipos de tratamiento en cuanto a…

  • Uso.
  • Proceso de tratamiento.
  • Material.
  • Durabilidad.
  • Precio.

Corona o carillas: uso

¿Cuándo se utilizan las coronas?

El dentista siempre utiliza coronas artificiales cuando la corona natural del diente ha resultado gravemente dañada por una caries o un accidente. En este caso, los empastes o incrustaciones dentales ya no son suficientes para reparar el daño. Una corona rellena las partes faltantes del diente restante y recrea su forma original. Se coloca sobre los restos de dientes sanos como una funda protectora. Esto restaura la función y apariencia del diente.

Las coronas también se pueden utilizar para tratar dientes flojos o descoloridos o incluso para reemplazar dientes completamente perdidos. En este caso, es necesario un implante dental para sostener la corona.

¿Cuándo se utilizan las carillas?

Las carillas se utilizan principalmente cuando los dientes de la zona de los dientes frontales tienen imperfecciones cosméticas. Pueden embellecer los espacios entre los dientes, los dientes torcidos o los dientes demasiado cortos y cubrir la decoloración. Las esquinas desconchadas también se pueden ocultar con chapas.

Las carillas se utilizan principalmente por motivos estéticos y son especialmente adecuadas para:

  • Dientes descoloridos
  • Desalineaciones menores.
  • Espacios más pequeños entre dientes.
  • Esquinas de los dientes astilladas.
  • Dientes impares o de forma irregular.

Sin embargo, los espacios más grandes entre los dientes o los dientes que ya están gravemente dañados no se pueden cubrir con carillas. Si los dientes están afectados por caries, primero hay que tratarlas.

Corona o carillas: proceso de tratamiento

¿Cómo funciona el tratamiento de coronas?

Si necesitas una corona, el tratamiento se realiza en varios pasos. En primer lugar, por supuesto, se debe realizar un examen preliminar en el que se determine el daño del diente y se seleccione el método de tratamiento más adecuado. Antes de colocar una corona, el dentista también comprobará si el nervio y la raíz del diente están intactos. Sólo entonces tiene sentido el tratamiento con una corona.

Se pueden utilizar imágenes de rayos X o escáneres intraorales como parte de este examen.

A continuación, se debe preparar el diente correspondiente para el tratamiento. Para que la corona se mantenga firme, es necesario eliminar una gran parte de la estructura del diente ; desafortunadamente, esto se aplica no solo a la sustancia dañada, sino también a la sana.

Luego, el dentista toma una impresión de tus dientes para poder hacer que la nueva corona dental se ajuste con precisión. En este caso se suele utilizar un material de impresión, e incluso una impresión digital. Esto no sólo resultará más agradable para usted como paciente, sino que también facilitará el siguiente paso: confeccionar la corona.

Mediante la impresión (analógica o digital), los protésicos dentales del laboratorio dental crean una corona individual que se adapta perfectamente a los dientes restantes. Esto es especialmente importante para que no surjan sensaciones desagradables en la boca más adelante.

Mientras se fabrica la corona, una corona de plástico temporal protege el muñón del diente preparado.

Un poco más tarde, en una segunda cita, se insertará y se pegará la corona definitiva. Esto se hace bajo anestesia local. Si es necesario, se puede reajustar la corona para que no cause sensación de presión o dolor.

¿Cómo funciona el tratamiento con carillas?

En principio, el tratamiento con carillas es muy similar: el primer paso es el examen previo. Si se toma la decisión de colocar carillas, los dientes se limpiarán a fondo y se liberarán de caries, y también se reemplazarán los empastes viejos si es necesario.

Incluso con las carillas, en la mayoría de los casos el diente debe estar preparado para el tratamiento. Sin embargo, a diferencia de la corona, la parte frontal de los dientes sólo se muele mínimamente. Esto garantiza que los dientes no parezcan anormalmente gruesos cuando las carillas se colocan en la parte frontal.

De los dientes tratados se toma una impresión con la que se fabrican las carillas individuales en el laboratorio dental. Mientras tanto, el diente rectificado queda protegido con una carilla de plástico temporal.

Luego, en la siguiente cita, las carillas se pegan a los dientes preparados utilizando un adhesivo especial. El adhesivo debe endurecerse durante aproximadamente media hora antes de que las carillas estén listas.

Corona o carillas: material

¿De qué material están hechas las coronas?

Cuando se trata de coronas, la gama de materiales posibles es bastante amplia. Tu dentista podrá aconsejarte mejor sobre qué material es el más adecuado para tu situación . Por ejemplo, para los dientes visibles en la zona frontal, sólo se deben utilizar materiales que combinen con el color. Y las diferencias de costes también son significativas.

  1. Corona totalmente fundida: fabricada en metal (por ejemplo, oro, cromo o cobalto) y es relativamente duradera, pero su color destaca del resto de los dientes.
  2. Coronas totalmente de plástico: son bien toleradas y económicas, pero tienen una durabilidad limitada y se decoloran rápidamente.
  3. Coronas totalmente cerámicas: son bien toleradas y estéticamente agradables debido a su color. La durabilidad no llega al nivel de las coronas totalmente fundidas, pero también es muy buena. La desventaja son los mayores costos. Este material es el más popular entre los pacientes debido a las ventajas mencionadas.
  4. Coronas enfrentadas: están hechas de metal revestido con plástico o cerámica. La estética es casi tan alta como con una corona de cerámica sin metal. Sin embargo, debido a las paredes más gruesas de la corona, es necesario triturar más sustancia dental. Los costos están en el rango medio.

¿De qué material están hechas las carillas?

Las carillas casi siempre están hechas de cerámica. Una alternativa son las carillas de composite, una mezcla de plástico y cerámica. Se utilizan para carillas temporales, que sólo se usan mientras se fabrican las carillas definitivas.

Pero incluso las carillas inmediatas y económicas se fabrican a veces con composite. A diferencia de las carillas cerámicas de alta calidad, estas se adhieren a los dientes en una sola sesión y sin preparación. Sin embargo, sólo sirven para propósitos de corto plazo.

Sólo las carillas cerámicas pueden garantizar una estética perfecta. Las carillas de composite nunca pueden competir con las carillas de cerámica en términos de apariencia y rápidamente parecen artificiales. Por lo tanto, se recomienda que sólo las utilices con fines temporales.

Corona o carillas: durabilidad

¿Cuánto duran las coronas?

La durabilidad de las coronas varía mucho según el material del que estén hechas. Las coronas de plástico se desgastan rápidamente. También suele producirse decoloración. Por lo tanto, son más adecuadas como solución temporal y no como prótesis dental completa.

Por el contrario, las coronas de carilla y las coronas de metal totalmente fundido son extremadamente duraderas. Las coronas de cerámica también alcanzan un nivel muy alto de durabilidad, pero aquí también es importante la calidad de la cerámica. Las coronas hechas de cerámica de óxido de circonio de alta calidad son incluso más duraderas que las coronas de metal. Pueden durar toda la vida siempre que no se desarrolle inflamación o caries secundaria en el muñón del diente. Para evitar esto, es necesario un cuidado dental y una profilaxis regular en el dentista.

¿Cuánto duran las carillas?

Las carillas totalmente cerámicas de alta calidad tienen una excelente durabilidad. Los estudios sugieren que la durabilidad promedio de las carillas supera significativamente la de las coronas o los empastes compuestos. Siempre que el diente que se encuentra debajo no se enferme, las carillas duran toda la vida. Por eso es importante prestar atención a una higiene bucal muy minuciosa cuando se trata de carillas y acudir a citas periódicas de limpieza dental.

Si se cumplen estos requisitos, las carillas son uno de los tipos de restauración más permanentes.

Corona o carillas: precio

¿Cuánto cuestan las coronas?

Las coronas son uno de los tratamientos dentales más caros porque tanto el coste de mano de obra como de material son bastante elevados.

El coste total del tratamiento estándar medio (corona completa metálica en la zona posterior) es de 800-1200 €.

¿Cuánto cuestan las carillas?

Los costes también aquí pueden variar mucho, entre otras cosas porque el dentista puede fijar él mismo los honorarios de un servicio privado.

Proporcionar carillas de cerámica de alta calidad fabricadas por protésicos dentales especializados mínimo 300 € la unidad.

Conclusión: Corona o carilla dental: ¿Cuál es mejor?

Resumimos claramente las diferencias entre coronas y carillas :

Uso:

  • Corona: Defectos más grandes en los dientes, por ejemplo debido a caries o un accidente.
  • Carilla: Imperfecciones visuales, como desalineaciones, espacios en los dientes o decoloración.

Proceso de tratamiento:

  • Corona: Preparación compleja de los dientes en la que es necesario triturar fuertemente la sustancia dental.
  • Carilla: Preparación mínima de los dientes.

Material:

  • Corona: Metal, plástico, cerámica sin metal o metal revestido de cerámica.
  • Carilla: Cerámica o composite.

Durabilidad:

  • Corona: Dependiendo del material. Las coronas fabricadas con cerámica totalmente de alta calidad pueden durar toda la vida (con el cuidado adecuado).
  • Carilla: Dependiendo del material. Las carillas de cerámica de alta calidad duran toda la vida (con el cuidado adecuado).

Precio:

  • Corona: entre 800 y 1.200 € por corona.
  • Carilla: mínimo 300 €.

Cuando se trata de la pregunta de si las carillas o las coronas son mejores, no existe una respuesta clara y correcta. Ambos métodos de tratamiento tienen sus propias áreas de aplicación: mientras que las coronas restauran la función y la apariencia, especialmente en dientes muy dañados, las carillas son más adecuadas para defectos más pequeños, como espacios en los dientes o decoloración.

Sin embargo, en algunos casos es posible utilizar carillas en lugar de coronas. Las carillas tienen la ventaja de que requieren menos esfuerzo, hay que tallar menos estructura dental y también son más duraderas. Sin embargo, si los dientes ya están muy dañados, simplemente “cubrirlos” con cuencos de cerámica ya no es suficiente. Entonces tiene más sentido una corona parcial o total para proteger el resto del diente natural y conservarlo el mayor tiempo posible.

¡Ambas formas representan una buena oportunidad para cumplir finalmente tu sueño de una sonrisa hermosa y radiante!

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest