Trasládate a tu nuevo hogar con total tranquilidad y la mayor de las garantías

10 marzo, 2020
Trasládate a tu nuevo hogar con total tranquilidad y la mayor de las garantías

A lo largo de nuestras vidas es muy probable que nos cambiemos de casa en diferentes ocasiones y es que cada vez es más común, sobre todo entre los jóvenes, que las estancias en un domicilio sea provisionales. Esto se debe a los altos precios de las viviendas y es que en la actualidad es necesario hipotecarse durante décadas para poder adquirir una vivienda en propiedad, pero no solo eso, sino que en los alquileres también ocurre lo mismo. En este caso, gran parte del sueldo se nos va en pagar una vivienda, por lo que cada vez es más común que las personas se vayan moviendo de vivienda en función de sus posibilidades de pagos. Sin embargo, más allá del problema económico, la realidad es que cambiar de domicilio significa dejar atrás gran parte de los bienes que te han acompañado durante una época de tu vida, aunque bien es cierto que estos también son posibles de recuperar si llevamos a cabo la mudanza de la forma correcta. Es por ello por lo que en este post os enseñaremos con detalle como son los pasos habituales que sigue una mudanza.

Una mudanza tradicional cuenta con diferentes fases diferenciadas en las cuales, tanto el cliente como la empresa se ponen de acuerdo para cooperar y poder llevar a cabo el cambio con éxito. Y es que una compañía de portes siempre se preocupará por llevar a cabo bien las tareas, mientras que si lo hacemos por nuestros propios medios nos podremos encontrar con que se nos rompa o nos falle algo. En este sentido, si vosotros os queréis trasladar a vuestro nuevo hogar con total tranquilidad y la mayor de las garantías, nosotros os recomendamos que os pongáis en contacto con Servieco, una compañía de mudanzas con más de dos décadas de experiencia que a bien seguro os ayudará a llevar a cabo los portes de un domicilio a otro con la máxima atención y dedicación y todo ello cumpliendo los cinco puntos clave de toda mudanza y que son:

Valoración. En primer lugar, como cada mudanza es un mundo, cuando una empresa recibe una llamada de un cliente, uno de sus agentes se desplaza al lugar de origen para valorar “in situ” el tipo de enseres a trasladar, volumen y una serie de parámetros con la máxima exactitud para poder determinar cuáles van a ser las necesidades personalizadas. De esta manera podrán dar un valor económico al servicio que se ajuste con exactitud a la realidad de la mudanza.

Trámites y gestiones. Una vez aceptado el presupuesto de la mudanza por parte del cliente y pactada la fecha del servicio, se procede a iniciar la tramitación de los permisos y las gestiones necesarias. Si fuera oportuno cortar una calle, aparcamiento en zona de difícil acceso, gestión de aduanas en caso de mudanzas internacionales. Asimismo, también se suele llevar a cabo la tramitación de un seguro personalizado de cobertura necesaria según destino.

Empaquetado y desmontaje. Lo primero que harán los operarios será confeccionar un inventario detallado de contenidos y mobiliario entregándole siempre una copia al cliente. Una vez listo el inventario, el siguiente paso es empezar con el empaquetado de enseres. Para ello, las compañías suelen disponer de su propio material de embalaje adaptado a cada tipo de objeto. A continuación, se procederá al desmontaje del mobiliario con la máxima delicadeza y finalizando esta fase con la carga en los camiones de todas las pertenencias, utilizando la plataforma elevadora si fuera necesario para la mudanza.

Traslado. No importa dónde sea la mudanza, las compañías suelen garantizar que las pertenencias llegarán en perfecto estado y cumpliendo los tiempos acordados. Si se trata de una mudanza internacional, los tiempos de espera se alargan, por ello, algunas compañías disponen de infraestructura para almacenar las cajas y el mobiliario mientras su avión o barco tienen salida, con vigilancia las 24 horas del día.

Entrega y montaje, la última fase de las mudanzas

Esta es ya la última fase de la mudanza. Una vez las pertenencias llegan a destino, se procede a la descarga de los camiones y al montaje del mobiliario. Tras llevar a cabo esta tarea, son muchas las empresas que ofrecen también servicios extra como limpieza, gestión de residuos y donación de enseres. Servicios de limpieza en domicilio de origen y entrega de llaves. Gestión de cajas con enseres, mobiliario o electrodomésticos, del que se quiera deshacer, así como posibilidad de donar aquellos enseres que el cliente no vaya a utilizar.