El mundo del deporte necesita de los servicios para generar riqueza

17 mayo, 2019
El mundo del deporte necesita de los servicios para generar riqueza

El deporte es algo que nos apasiona a la inmensa mayoría de ciudadanos del mundo y es que dentro de este complejo mundo nos encontramos cientos de deportes diferentes, los cuales buscan hacer las delicias de cada uno de sus seguidores, así como emplear a un sinfín de trabajadores. Estos empleados se desviven porque sus equipos o sus deportistas individuales alcancen los mayores éxitos posibles y, con ello, ellos ganen un plus de notoriedad.

Además, los deportes están pensados, como os decimos, para atraer a un gran número de seguidores hasta los recintos donde se celebran, así como para congregar a millones de personas en torno a una televisión. Esto es algo que lo podemos ver en grandes plazas como el Maracaná, el Camp Nou, el circuito de Indianápolis o, en menor medida, en el circuito de Barcelona-Catalunya, en Montmeló, y del cual os hablaremos más adelante. Por todo ello es por lo que os decimos que el mundo del deporte necesita de los servicios para generar riqueza y es que por si solos no son capaces, en muchos casos, de abastecer toda la demanda que se genera.

Los servicios son fundamentales para que una sociedad progrese y es que en todos los ámbitos que nos encontremos en nuestro día a día, siempre habrá empresas de este sector abasteciendo a las principales compañías con todo aquello que necesitan para poder ofrecer un buen producto de calidad. En el caso del automovilismo y, más concretamente, de la categoría reina, de la Fórmula 1, es donde encontramos los mayores ejemplos de que esto que os decimos es así y es que en torno a un gran premio se congregan más de 100.000 personas en el autódromo, así como millones de personas seguirán la carrera a través de sus televisores y, cada vez más, de sus dispositivos móviles. P

ara que os hagáis una idea de la cantidad de dinero de la que os hablamos y, por tanto, de la ingente cantidad de servicios que son necesarios, queremos que os quedéis con un dato, la Fórmula 1 ha triplicado en 10 años su impacto económico en Catalunya y es que el Circuit genera anualmente unos 170 millones de euros, 92 de ellos esta semana, la del Gran Premio de F1. Además, Barcelona es la ciudad más favorecida, mientras que el pueblo de Montmeló nota menos el efecto puesto que posee un número mucho más limitado de servicios para dar cabida a la gente.

Estos datos son solo de una carrera y del impacto directo que genera la competición, así que plantearos hasta donde puede sumar el impacto indirecto, de ahí, que el promotor del campeonato cada vez invierta más en hacer atractivo su producto. Y aquí es donde entra en juego Ibertronix y es que ellos son los número uno en infrarrojos y visión, por lo que sus cámaras térmicas hacen las delicias de los aficionados al motorsport, quienes pueden conocer de primera mano, gracias a la realización de la televisión y a las cámaras termográficas, a cuantos grados está realmente cada una de las partes de un monoplaza, así como ver como avanzan esas temperaturas en tiempo real. Un dato que no solo interesa a los aficionados, sino que el resto de los equipos participantes en la máxima categoría del automovilismo mundial también guardan a buen recaudo para conocer más detalles de los coches de los rivales y así poder estudiar bien la infografía para acabar desarrollando nuevos componentes y piezas que permitan progresar a los coches de su propio equipo.

Los servicios auxiliares son fundamentales

No solo los servicios específicos como los de visión son fundamentales para poder desarrollar un producto deportivo, sino que también los auxiliares juegan un papel fundamental y es que gracias a ellos podemos controlar todos los accesos a los trazados o estadios, así como también tenemos servicios de restauración y limpieza en cada una de las plazas. Y es que, aunque esto pueda parecer algo secundario, la realidad es que forma parte de un gran engranaje que ha de funcionar a la perfección para que todo salga rodado y así los asistentes puedan disfrutar de un fin de semana de desconexión y gasto que genere una buena caja para el promotor del evento.