Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Cómo restaurar puertas de interior de madera

shutterstock_776506711(FILEminimizer)

Las puertas se utilizan constantemente y tienen que soportar mucho, lo que no las deja ilesas. Cualquiera que quiera renovar puertas antiguas suele disponer de puertas duraderas, de madera o de metal, que merece la pena restaurar. Si bien la madera maciza es estable y duradera, el esfuerzo que implica la construcción de paneles y tableros con espacios huecos aumenta.

Consejo importante de los expertos en puertas Manigrip: ¡El marco y la puerta deben formar una unidad estilística! Por razones estéticas, también se debe repintar el marco para adaptarlo al modelo de puerta.

Reparar puertas con chapa

Reparar adecuadamente los daños en la chapa de las puertas interiores es un poco complicado. Las pequeñas astillas del enchapado suelen dejar al descubierto la madera estructural. Para reparar esto, compra una lámina de madera enchapada.

Para facilitar el manejo de la puerta de la habitación, primero se desengancha y se coloca sobre dos soportes. Esto significa que es estable y no puede deslizarse mientras trabajas.

Consejo: coloca un trozo de cartón resistente debajo para que la parte inferior de la puerta no sufra mellas ni rayones.

Corta un triángulo de ángulo agudo de la hoja de chapa que cubre apenas el área dañada. Coloca chapa sobre el daño y dibuja el contorno de la puerta con un lápiz afilado. Utiliza un cúter afilado para cortar con cuidado la capa de chapa superior a lo largo de un ángulo de metal y retira la chapa dañada con un cincel limpio. Aplicar pegamento, insertar el trozo de chapa y fijarlo con cinta adhesiva. Una vez que el pegamento se haya endurecido, retira con cuidado la película adhesiva. Retoca la chapa con tinte y aplica con cuidado una fina capa de barniz transparente mate con un paño sin pelusa y frote.

Alternativa: retocar el daño de la carilla

Cuando se retocan daños en las carillas, siempre se obtiene una mejora visual aproximada. El material que falta no se “rellena” con un lápiz de retoque adecuado, sólo se ajusta el color. Sin embargo, también puedes reemplazar el material faltante con masilla para madera y luego retocarlo.

La puerta debe lijarse antes de pintar

Importante: ¡Nunca lijes puertas de madera enchapadas! Destruyes el enchapado y con él toda la puerta. Lija únicamente puertas de madera maciza.

Si deseas pintar tus puertas interiores de madera, debes hacer unos preparativos minuciosos. Lijar las puertas crea una superficie lisa, limpia, libre de grasa y polvo.

Las hojas de puerta lisas requieren poco esfuerzo con una lijadora orbital eléctrica. Para lijar los perfiles es adecuada una lijadora delta o de esquina. Lo mismo se aplica al marco de la puerta.

Primero, se retiran todas las cubiertas y sujetadores metálicos de la hoja de la puerta, el marco de la puerta o el marco de la puerta. Si el mecanismo de bloqueo o las piezas móviles quedan expuestas, es aconsejable taparlas para protegerlas del polvo del lijado.

Para facilitar el manejo de la puerta de la habitación, primero se desengancha y se coloca sobre dos soportes. Esto significa que es estable y no puede deslizarse mientras trabajas. Antes de lijar, rellene todos los espacios abiertos, grietas y agujeros con masilla para madera de acuerdo con las instrucciones del fabricante.

Se empieza con el abrasivo más grueso (grano entre 120 y 250). Si se utilizan varios portadores abrasivos, se debe tener cuidado de utilizar el mismo grano para todas las operaciones de lijado en una sola pasada. Lija siempre con movimientos circulares.

Para darle un toque final a la puerta interior, se debe aumentar el grano del abrasivo a al menos 400 para el paso de lijado final. Después de cada proceso de lijado, retira el polvo con una aspiradora.

Luego puedes aplicar una imprimación o base adhesiva según las instrucciones del fabricante y dejar secar. Un lijado final con grano 400 o más fino aumenta la durabilidad de la siguiente capa.

Si la puerta interior va a ser acristalada se debe tener cuidado de no dejar marcas al lijar.

Puertas decapadas

Una alternativa al lijado es decapar las puertas. Especialmente si deseas exponer la veta de una puerta vieja o si deseas vidriar la puerta interior.

Importante: dado que las manchas son corrosivas y producen vapores tóxicos, se deben quitar las hojas exteriores de las puertas. Debe garantizarse una buena ventilación dentro y alrededor de los marcos de las puertas.

Antes de utilizar el tinte, conviene ponerse ropa protectora alcalina y resistente a los ácidos. También importante: guantes, protección respiratoria y ocular. El tinte se aplica a las superficies de las puertas con trazos largos con un cepillo. A continuación, el tinte debe surtir efecto según las instrucciones del fabricante. La pintura disuelta se retira con una espátula o con un hierro. Calentarlo suavemente con un secador de aire caliente facilitará su eliminación.

Rellenar huecos y arañazos en las puertas

En primer lugar, se eliminan todas las virutas deshilachadas y sueltas de las grietas, agujeros o astillas con un cúter o un cuchillo para empapelar. Una vez expuestos, los bordes de los huecos deben ser lisos.

Si los bordes y esquinas de la puerta interior están dañados, se debe instalar un «entablado». Se fijan pequeñas «tablas» a los lados mediante abrazaderas de tornillo. Lo mejor es aplicar un agente graso antiadherente en el lado donde se contiene el compuesto de relleno. Facilita la retirada posterior del encofrado.

Mezcla la masilla para madera según las instrucciones del fabricante y aplíquela en las grietas y agujeros. Para darle más adherencia al compuesto de relleno, presiona ligeramente la masilla para madera con la espátula. Una vez endurecida la masilla, se lija la puerta de madera para compensar las posibles irregularidades.

Pintar las puertas

Antes de pintar la puerta, se debe garantizar un entorno de trabajo libre de polvo. Cuanto menos polvoriento sea el ambiente, más suave será la capa de pintura.

Consejo: coloca un trozo de cartón resistente debajo para que la parte inferior de la puerta no sufra mellas ni rayones.

Los mejores resultados se logran con rodillos de pintura de espuma fina. Las brochas sólo deben utilizarse para trabajos detallados en esquinas, pliegues y perfiles redondos.

Antes de pintar, lija las superficies de madera como se describe arriba. En puertas interiores perfiladas y puertas cofre, es posible raspar los pliegues y las esquinas con papel de lija o una simple lana de acero.

Los barnices acrílicos simples son adecuados para puertas interiores. No contiene disolventes y es fácil de procesar. O puedes utilizar esmaltes de capa gruesa para componentes dimensionalmente estables si deseas que las vetas naturales de la puerta de madera permanezcan visibles.

La pintura se aplica primero en las grandes superficies contiguas. Con un rodillo de pintura, la pintura se extiende de forma fina y uniforme sobre las superficies de madera. Luego se pintan las áreas más pequeñas y los pliegues. Una brocha puede resultar más adecuado en este caso.

Consejo: ¡Es mejor aplicar dos veces una capa fina que una sola vez! Deja que la primera capa de pintura se seque por completo antes de aplicar la segunda capa.

Luego se pinta la parte trasera de la puerta de la misma forma. Antes de pintar la parte posterior de la puerta, se debe secar la pintura. Para proteger la nueva capa de pintura, coloque tiras resistentes de cartón (o restos de alfombra limpia) sobre los caballetes.

Importante: Todas las superficies deben estar completamente secas antes de volver a cerrar la puerta. Esto evita que la pintura se pegue cuando las superficies pintadas se encuentran una encima de otra.

Las superficies de alto brillo sólo se pueden conseguir pintando con spray; lamentablemente, esto no es práctico para los aficionados al bricolaje.

Puertas vidriadas o barnizadas

A diferencia de la pintura, las puertas de madera se vidrian si la veta y la textura naturales de la madera deben ser visibles. Al esmaltar, la pintura conserva y protege el aspecto de madera vista.

Dado que el esmalte penetra más profundamente en la madera que el barniz al esmaltar, se debe tener cuidado para garantizar que las puertas estén completamente secas y permitir un tiempo de secado más prolongado después del esmaltado. Si durante la preparación se elimina pintura vieja mediante decapado, se debe utilizar un barniz adecuado. Las superficies de la puerta deben estar libres de polvo y mostrar la veta.

En primer lugar se aplica la imprimación recomendada por el fabricante del esmalte. A continuación, la puerta interior debería secarse hasta tres días. A continuación, la superficie imprimada se raspa ligeramente.

Luego se aplica el esmalte según las instrucciones del fabricante.

Reemplazar completamente las puertas

La renovación no siempre es más barata que las puertas nuevas. Dependiendo de si las puertas antiguas son puertas de madera maciza de alta calidad que merece la pena renovar o construcciones de cartón prensado y tableros con cavidad.

Casi todos los fabricantes de puertas tienen ahora programas de renovación en los que, por ejemplo, los viejos marcos de acero se cubren con un marco nuevo. Si deseas reemplazar las puertas tú mismo, solo puedes reemplazar la hoja de la puerta o desmontar toda la puerta, incluido el marco, y reemplazarla.

Reemplazar la hoja de la puerta es la forma más sencilla, especialmente en una puerta de habitación sencilla de madera. Las dimensiones estándar convencionales son las mismas desde hace muchas décadas. Esto también incluye las bisagras de las puertas y sus posiciones de instalación. Los pasadores de pivote de las bisagras en las que se cuelga la nueva hoja de la puerta se pueden desenroscar del marco, del marco o del marco de la puerta en caso de diferencias de altura. Luego se pueden reposicionar según la posición de la hoja de la puerta.

Si se retiran los marcos de las puertas, casi siempre hay que rellenar las cavidades con espuma. Después de descubrir la abertura de la puerta, la nueva puerta y el marco pueden hacer que la abertura de la puerta sea más pequeña o más grande. El nuevo marco de la puerta sólo debe instalarse después de que se hayan retirado todas las fijaciones restantes en la mampostería y en el marco.

Consejo: antes de reemplazar la puerta, considere si se debe cambiar la dirección de bloqueo. Porque ahora se puede cambiar la bisagra de la puerta.

Atención a los detalles para una completa renovación de las puertas

En última instancia, se recomienda cambiar las manillas por unas nuevas, y así se tendrá un aspecto de renovado total de la puerta, luciendo como nueva.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest