Vivir en el Mediterráneo

31 Marzo, 2016
Vivir en el Mediterráneo

Bueno no os podéis imaginar el estropicio que se formó en la habitación de mi hijo, y todo porque los vecinos de arriba están locos, o algo más que locos. Son de estos vecinos que se tiran la tarde discutiendo y chillándose el uno al otro, pero que por las noches hacen las paces…que se ponen bastante “subidos de tono” con el alcohol… así día sí día también. Pues resulta que se fueron a pasar el fin de semana fuera ( un poco de descanso para nosotros…) y dejaron uno de los grifos del baño abierto…y luego encima nos dimos cuenta que era porque iban un poco bebidos y haciendo el tonto pues se lo dejaron… pues resulta que por la noche le empezó a caer a mi hijo gotas de agua en los ojos. Claro al principio nos asustamos, hasta que nos dimos cuenta de qué era. No os podéis imaginar la que se lió, porque tuvieron que entrar en la casa a la fuerza claro, porque ellos estaban fuera, y es que encima resulta que ningún seguro nos cubría las humedades no se por qué líos… el caso es que cuando estos vecinos tan poco molestos -nótese la ironía-, volvieron, nos dijeron que habían contactado con Planit-at, una empresa que se encuentra aquí, en la ciudad de Alicante, que son expertos en tratamientos de humedades, y que los gastos corrían por su cuenta claro, si tuvieron ellos la culpa… la verdad es que nos funcionaron muy bien, son unos expertos de primera, y no les cobraron mucho dinero por arreglarnos todo el asunto, el trato fue genial, contactaron conmigo para ver a qué hora podían venir, y vamos fueron muy puntuales. La verdad es que quedamos muy contentos con ellos, ya sabemos a quién dirigirnos la próxima vez si nos pasa algo parecido porque la verdad es que quedamos muy contentos con el resultado.

 La verdad es que a partir de ese problema, el trato con mis vecinos fue a mejor… debe ser que les dio corte lo que pasó, y supongo que les vino bien como pareja el irse un fin de semana fuera, porque su comportamiento cambió… en cuanto a tema pareja ya no discutían tanto… con lo cual no molestaban tanto. A ver que en eso no me meto, que en todas las parejas siempre tenemos discusiones, si de lo que me quejo es de que sus discusiones podían quedarse en su casa, y no que mi hijo mayor muchas veces no puede ni estudiar y se va a casa de su amigo, y por las noches ni mi marido ni yo dormirmos. Pero bueno las cosas ya están mucho mejor así que me alegro de ello.

¡QUE SUERTE LOS QUE VIVÍS EN LA PLAYA!

shutterstock_373541572reducida

Vivimos cerca del mar, siempre nos han dicho que las personas que vivimos cerca del mar somos personas con mucha suerte, claro que esto nos lo dicen los que no lo tienen cerca. Pero vivir cerca del mar también tiene sus cosas malas os lo puedo asegurar. Vale que en primavera, cuando los días ya son más largos, ya puedes empezar a bajar a la playa, a dar paseos cerca del mar… pero es que también hay días malos, y muy malos en primavera. Durante el invierno ¿qué me contáis? Si es que ni se puede salir de casa con el mal tiempo y el frío, y a veces hay oleajes un poco fuertes y no puedes estar muy cerca del mar por acaso se enfurece más y le da por visitar la costa…

Es que la gente de interior se piensa que es todo mucho mejor cuando vives cerca del mar, pero hacedme caso que cuando hace mal tiempo, no hay mucho que hacer por aquí, además que no hay ni gente. Y luego está el lado contrario, ¡cuando venís todos a invadir nuestras playas! No pero es un gusto, ver la ciudad con más gente, el turismo… son los meses que no nos sentimos tan solos, el resto del año somos cuatro gatos los que quedamos por aquí.

Por eso os digo que tiene cosas buenas y malas pero vamos que no todo es tan bonito como parece.