Sistema compacto de tratamiento de aguas residuales de origen doméstico, una patente de la Universidad de Alicante.

26 Abril, 2017
Sistema compacto de tratamiento de aguas residuales de origen doméstico, una patente de la Universidad de Alicante.

La universidad de Alicante patentó hace algunos años  un sistema compacto para el tratamiento de guas residuales de uso público, comunidades de vecinos, urbanizaciones, hoteles, espacios deportivos, etc, para su posterior reutilización en fuentes, sistemas de riego, de calefacción y refrigeración, cisternas… Su instalación no entraña dificultad alguna, así como su mantenimiento, y tiene la ventaja de ser totalmente automatizable.  Además, no produce malos olores y es respetuoso con el medio ambiente, ya que apenas consumo energía, lo que además supone un importante ahorro económico.

Y es que el planeta está al límite, el uso exagerado de las reservas naturales, incluyendo el agua dulce, ha colocado al ser humano en una situación límite, y el futuro que le espera no se vislumbra demasiado esperanzador. Tomar medidas hoy, evitará problemas mañana, y permitirá seguir manteniendo las reservas de agua potable para los próximos años.

Los sistemas domésticos de tratamientos de aguas residuales que se usan en la actualidad son los siguientes:

En primer lugar están las fosas sépticas, que hay que vaciar de manera regular a fin de evitar los malos olores.

También están otros sistemas que permiten la autodegradación del agua residual, pero requiere un importante mantenimiento y tratamientos distintos para su futura reutilización, y además no es nada fácil de instalar.

Y por último tenemos los sistemas de depuración de agua particulares, con una capacidad limitada, pero que permite su reutilización para riego de jardines, entre otros. El problema es que además de ser caro, su mantenimiento no es nada fácil y falla mucho.  A esto hay que sumarle que, además, puede resultar peligroso en caso de fuga o accidente doméstico.

Así, el sistema compacto  inventado por las brillantes mentes del Instituto Universitario del Agua y de las Ciencias Ambientales de la Universidad de Alicante, se presenta como la mejor alternativa de futuro.

Por otro lado, algunas empresas especializadas en técnicas de fluidos, como Grindex, en su afán de superación y compromiso medioambiental, cuenta desde el año 2014 con una nueva línea de bombas sumergibles para pequeños caudales. La línea Primo es una gama de pequeñas bombas, prácticas, manejables y asequibles ideales para la construcción, la industria y servicios municipales, que recuperan de una bomba ligera, económica y cumplan con el drenaje de ciertas zonas de trabajo donde otras no encajan. Técnica de Fluidos, se fundó en 1976. Desde entonces, nuestro crecimiento contínuo y estable, los  ha situado en una posición de liderazgo, en el mercado de bombas industriales para el trasiego de productos difíciles, del Sur de Europa. La empresa cuenta en la actualidad con oficinas y almacenes en Barcelona, Madrid y Bilbao, delegaciones en Sevilla, Castellón, Vigo y filiales en Francia, Portugal y Suiza.  La profesionalidad de Grindex está avalada por el  Certificado de Calidad ISO 9001.

¿Qué ventajas tiene este novedoso sistema?

En primer lugar, el sistema compacto permite aprovechar las aguas residuales de uso doméstico, es decir, las que se producen en barrios residenciales, comunidades,  hoteles, etc… permite su posterior aprovechamiento en riegos,  calefacciones y sistemas de refrigeración o lavado de coches.

Para este tratamiento no es necesario bombear el agua desde la depuradora, sino que ser realiza en el mismo lugar en el que está instalado.

Supone un importante ahorro energético, y dadas las actuales condiciones ambientales, es un requisito fundamental.

Además es barato para los consumidores y consumidoras.

La calidad del agua resultante es de primerísima calidad, y además, cuando se utiliza para el riego, es mucho mejor que el agua potable, debido a la materia orgánica contenida, lo que favorece el crecimiento de las plantas, pero en cantidades tan pequeñas, que no representa ningún riesgo para los seres humanos ni el resto de los animales.

Y es que si el agua no es para beber, lo mejor es reutilizar, y de esta forma, se conservarán las reservas de agua potable para lo que realmente se necesita.

El sistema compacto permite su fácil manejo y transporte por carretera, y como puede enterrarse, se ahorra espacio, no se ve, ni tampoco huele.

Por último, cuenta con una válvula que está conectada directamente con el alcantarillado, lo que permite una mejor limpieza y en su caso, vaciado.