La industria inmobiliaria en el Mediterráneo

26 Enero, 2017
La industria inmobiliaria en el Mediterráneo

El negocio del turismo en Mediterráneo crece a pasos agigantados y todo apunta a que lo seguirá haciendo en los últimos años, lo que implica un importante aumento del empleo en el sector y por lo tanto de la economía. Se hace así necesario ofrecer al turista las mejores oportunidades de ocio, de hospedaje, de experiencias. El objetivo ahora es acoger a visitantes de todo el planeta, turistas con un alto poder adquisitivo (como el turista asiático), y que solamente en un par de días de vacaciones, gastan más que el común de los visitantes en un mes.

Es fundamental que los dirigentes de las diferentes comunidades mediterráneas apliquen unas políticas dirigidas al desarrollo y promoción del sector hostelero en la zona, y así atraer al mayor número de personas posibles, turistas que buscan la hospitalidad, la alegría y el saber vivir mediterráneo, su esencia misma.

La industria inmobiliaria es una de las que más crecimiento está experimentando, gracias a la inmensa cantidad de visitantes, nacionales e internacionales, que acoge cada año, aunque este aumento de la venta-alquiler de inmuebles no se ha dado en todas las poblaciones por igual.

Pero la inmigración y la creación de empleo también han generado una importante demanda de vivienda en otras ciudades españolas, como Madrid, por lo que invertir en inmuebles es ahora mismo, una buena oportunidad de negocio. El asesoramiento en estos casos se hace fundamental, por eso desde MBR, administradores de fincas trabajan para conseguir una mayor eficacia y calidad en la inversión. Esta empresa, todo un referente en el sector, mantiene un sistema de gestión de la información innovador para ofrecer a sus clientes la máxima confianza, confidencialidad, integridad y compromiso.

¿Qué es un administrador de fincas?

Un administrador de fincas es aquella persona que se encarga de controlar que las instalaciones y servicios de un inmueble se encuentren en regla y de mantener informado al cliente de todas lo relativo a estas cuestiones. Así mismo se ocupará de las previsiones de gastos y de las medidas necesarias para hacer frente a los mismos.

El administrador de fincas debe asegurarse de que la casa cumple con la normativa de seguridad y prestar atención a las posibles incidencias que puedan surgir, preocupándose, en su caso, de las reparaciones y medidas de conservación de la propiedad-

El administrador es también un intermediario entre el propietario particular y la comunidad de vecinos, y entre esta y la administración. Igualmente deberá moderar las relaciones entre propietarios.

Este profesional será el responsable de gestionar todas las cuestiones relativas al alquiler, por lo que garantizará la perfecta habitabilidad de la vivienda, así como el inquilino adecuado para la misma, en función de los intereses y necesidades del arrendador y del arrendatario.

Debe, además, conservar toda la documentación relacionada, expedir certificados, control de los gastos, presupuestos, deudas, rentas, tasaciones, valoraciones judiciales, etc…

Independientemente de gestionar una propiedad o no, el administrador tiene capacidad para interceder entre propietarios e inversores.

El administrador de fincas está obligado por ley a estar colegiado para ejercer como tal.

Se dispara la venta de viviendas de lujo

En los últimos años la demanda de viviendas de lujo está creciendo considerablemente, siendo las localidades más demandadas para la compra de edificios o inmuebles, Barcelona, Mallorca, Ibiza y Marbella, junto a comunidades fuera de la zona mediterránea como Madrid.

Port Andraxt, Palma, La Marina,  la Milla de Oro marbellí,  la Ciudad de las Artes y las Ciencias, la Costa del Sol, la Ciutat Vella, el Eixample, Sitges o el Maresme, se encuentran entre los destinos preferidos por compradores e inversores.

En Madrid, destacan zonas como el barrio de Salamanca, Chamberí o el Viso, como los lugares más demandados por todo tipo de compradores, nacionales y extranjeros.

Señalar, que la zona mediterránea y la comunidad de Madrid no son las únicas que han experimentado un aumento de viviendas sin precedente en los últimos años, ciudades como A Coruña, Vigo o Bilbao, también se están beneficiando del aumento de la actividad inmobiliaria.