De vacaciones en Peñíscola

15 Marzo, 2017
De vacaciones en Peñíscola

Acabo de regresar de unas vacaciones en Peñiscola. Tenía muchas ganas de ir porque toda mi familia, y todas mis amigas, me habían hablado muy bien de ellas. Así que decidí ir. Peñíscola es una ciudad con mucho encanto y un ambiente muy sano, la temporada que escogimos además nos ha permitido ser partícipes de muchos eventos ya que coincidimos con las fiestas locales.

Si tuviera que recomendaros algunos sitios fijos, pues creo que esto serían, en mi opinión, los mejores. Seguro que conoces Peñíscola por su Castillo, morada del Papa Luna, pero te voy a descubrir  más lugares e historias que difícilmente olvidarás.

Las Islas Columbretes

Formadas por cuatro grupos de pequeños islotes y escollos, de origen volcánico. Cada grupo toma el nombre de su isla más grande, asi tenemos: la Grossa, la Ferrera, la Foradada y el Carallot. Están asentadas sobre fondos de 80 m. de profundidad y alcanzan una cobertura de 3 millas marinas, representando uno de los pequeños archipiélagos con mayor interés ecológico del Mediterráneo. Se realizan excursiones desde Peñíscola y son una gozada.

El puerto

Peñíscola es un pueblo de tradición agrícola y marinera. La industria pesquera sigue siendo un motor importante de la ciudad. Es muy curioso acercarse al puerto por la tarde y ver cómo los marineros descargan la captura del día, es una visita obligatoria.

El Museo del Mar

Emplazado sobre el Baluarte del Príncipe, rinde homenaje a la tradición marinera de las gentes de Peñíscola. Se estructura temáticamente en tres áreas: Historia, Pesca y Fauna marina. En el podrán encontrar maquetas de naves, anclas, ánforas, cascos de bronce, documentos gráficos, medios audiovisuales y tres acuarios con especies marinas mediterráneas.

Y por supuesto súbete al Tren turístico de Peñíscola y conoce las diferentes rutas que hay establecidas. Como puedes ver, una lugar con sitios variados pero muy curiosos.

Ahora bien, si por algo recordaré estas vacaciones será también por la odisea de mi aparato en los dientes. Ahora lo cuento y me da la risa, pero la verdad es que lo pasé muy mal. Durante el viaje de ida, paramos cerca de Albacete para comer. Bueno, pues lo cogí con todas ganas que se me saltaron dos brackets. Yo creo que parecía el increíble Hulk, no sé si estaría nerviosa o qué, pero el caso es que mi cara era un poema. Así que el bendito de mi pareja y yo tuvimos que buscar una clínica dental que me lo arreglara. Siempre recordaré que con cerca de 30 grados, no había nadie en las calles. Pero apareció una chica. Enseguida me lancé a ella. Por favor dime dónde puedo encontrar una clínica dental de confianza.

La chica se asustó al principio, pero en cuanto me vio la boca, se tranquilizó. Era muy maja, y me dijo que ella siempre acudía a Caredental Albacete. Allí me presenté, y gracias a ellos pude pasar unas vacaciones sin problemas. Siempre pienso que si viviera en Albacete no dudaría en acudir a este centro.

Después de mi incidente con la dentadura, siempre que voy de viaje, miro si hay clínicas dentales de confianza, para no llevarme ningún susto. Y como os decía al principio, Peñiscola es una ciudad muy recomendable para las vacaciones. Por eso este viaje siempre quedará en mi recuerdo, con anécdotas buenas y divertidas en todos los aspectos.