Turismo de lujo

El sector del lujo, según los últimos datos publicados en el informe del Observatorio del Mercado Premium, que corresponden al balance de 2012, facturó más de cinco mil millones de euros en nuestro país. Unas cifras que suponen un aumento del 14% con respecto al año anterior, cuando también había crecido en relación a 2010 alrededor del 25%. Unas cifras que parecen imparables y que nos hacen tener una idea de la brecha económica que se está imponiendo entre los diferentes miembros de la sociedad. Con estos números, parece fácil creer que sea más complicado encontrar llena una pensión que un hotel de lujo en Barcelona, aunque se trate de los Hoteles Mercer.

Pero hay más datos. Por ejemplo, según la ANFAC (Asociación Española de fabricantes de Automóviles y Camiones), durante enero de este año 2014 las ventas de coches de alto standing subieron un 40 por ciento en relación al anterior mes, es decir, diciembre de 2013, que fue también un buen año para el lujo, ya que este tipo de vehículos se vendieron un 57 por ciento más, a diferencia de los utilitarios que compra la gente de menor poder adquisitivo, cuyas ventas cayeron. Incluso ha subido también la matriculación de pequeñas embarcaciones de recreo, algo que obviamente no está al alcance de todos los bolsillos.

El sector turístico es uno de los que más se beneficia de este tipo de auge del lujo en nuestro país. Como es bien sabido por todos, el turismo es una de las principales fuentes de ingresos de la economía española, ya desde los tiempos de Manuel Fraga, cuando el entonces Ministro de Turismo popularizó aquel lema de “Spain is different”.

ir al artículo